miércoles, 25 de noviembre de 2009

miércoles, 21 de octubre de 2009

Tocarte ni en palabras

Quiero tocarte ni en palabras,
sin rozar siquiera,
el pedir permiso de llegar a ti.
Y más aún, la nada
de no pensarlo.

Para no herirte torpemente
con los huracanes afilados de
mi corazón, mi mente, mi lengua.
Porque soy incapaz de controlar
las necesidades que son únicamente mías.
Porque temo corromper,
lo que aún no existe.

Porque quiero que te quedes puro,
que no haya rastro
de huellas mías
sobre el cristal de tu piel.
Contemplarte así, será la acción
que me haga dichosa.

Quiero tocarte ni en palabras,
para que tengas la Libertad Toda,
de estar con otras.
Y despiertes en las madrugadas
por el mismo maullido de gato,
pero con relieves de espaldas varias,
sábanas raras,
y techos amorfos.

Hasta que sientas
el hastío de conocerlas
sólo en el sexo,
y te reconozcas tan ajeno
como una mentira,
habitando
el no tiempo y el no espacio
que ésta puede crear,
y entonces experimentes
un artificio más de la realidad.

Quiero tocarte ni en palabras
para borrar de mi ser
las ganas de nombrar
cada una de las islas del archipiélago
de tus lunares.

Quiero tocarte ni en palabras
para fulminar los deseos
de besar las cicatrices
de tu cuerpo y,
reconocer en ellas
lo que es levantarse y seguir de pie
por tus propias fuerzas.

Las luces de tu puerto
son tan distantes
y el viento que empuja mi velero
no ayuda mucho.

Quiero tocarte ni en palabras
para creer en la telepatía del instinto
de saber que,
al leer este poema de humo,
como mi cuerpo,
piensas en mí.

-Diana Cuevas-

jueves, 15 de octubre de 2009

Confesión de un ateo #1...

Mi anhelo desenfrenado por alcanzar una libertad verdadera me ha llevado a convertirme en hereje de mi patria, del culto que me heredaron, de mi historia, de mi epoca, de mi clase social y en mas de una ocasion a convertirme en herejia de mi mismo.

lunes, 5 de octubre de 2009

Comentarios en torno a “Aloqua. El demonio de la venganza” de Mario Jaime...

-Por Diana Cuevas-

I

Aloqua se integra en un todo donde filosofía y política se entrelazan a la sensualidad de la tragedia. Elementos bien conocidos y explorados por Mario Jaime.

La realidad político-social nacional y estatal –a la que crítica e implícitamente hace referencia- , logra develarse dentro de una realidad más profunda, de carácter mundial de la humanidad. Nada escapa a la visión del dramaturgo. Y es que, entre escena y escena, temas como la violación de derechos humanos por ejército y policías, a más de uno le recordó los episodios de Atenco, la insurrección de la APPO en Oaxaca, o los megaoperativos para combatir al crimen organizado en Ciudad Juárez o Michoacán. La alusión de la protección del estado, a través de líderes corruptos, de empresarios y curas pederastas, estoy segura, trajo a la mente de más de un espectador los nombres de Camel Nacif y del padre Marcial Maciel. La destrucción del medio ambiente y el retrato de una juventud sin futuro que se prostituye, se droga y es hedonista, seguramente causó en usted, como espectador o lector de la obra, una sensación de acorralamiento que lo llevó a tomar aliento más de una vez o a desabotonarse el cuello de la camisa.

Frente a la crudeza de la realidad que habitamos -que el hombre ha creado y frente a la cual es responsable-, la solución planteada se encuentra en un regreso a la naturaleza de tal modo que solamente la extinción de la infecta especie humana pueda retornar el equilibrio perdido. Sin embargo, como en todas las tragedias, es posible dilucidar la metáfora que trasciende al fatalismo. En Aloqua, Mario Jaime lleva al espectador a plantearse la existencia del hombre, la existencia humana.

La respuesta a esta cuestión bien puede encontrarse en el personaje principal: Azucena. Además de representar a la madre desquiciada que no puede superar la despiadada muerte de su hija, es una investigadora activista dispuesta a todo con tal de defender sus ideales. Intenta suicidarse, pero queda viva… “¡Es un milagro de la voluntad!. ¿Qué es lo que mantiene viva a esta mujer?” Se pregunta la científica que la reconstruye, al observar con asombro cómo la vida vence a la muerte en su laboratorio[1]. Usted que vio o leyó la obra contestará rápidamente: La venganza. Pero, observe más profundamente, ¿qué es la venganza en Azucena? Un amor invertido. Lo que mantiene viva a esta Madre, es su recuerdo. Su recuerdo intenso de amor. Su recuerdo intenso de lo bueno, lo bello y lo verdadero. La venganza es sólo el síntoma, la superficie evidente de su locura.

Terminaré estos párrafos haciéndole la misma pregunta, estimado lector, pero teniendo en cuenta la cuestión principal: ¿Qué es lo que mantiene viva a la Humanidad, nuestra Madre?, ¿qué mantiene vivos a sus hijos pese a toda la tragedia que ha caído sobre ellos mismos? Usted conoce la respuesta. Hagamos un ejercicio. Busque bien en su interior, y no se preocupe por el tiempo para responder, porque es probable que esta búsqueda le lleve meses o años, lo que le resta de vida o la eternidad. No me sorprendería que más de uno de ustedes en algún momento coincidiera con Azucena –esperaría que no estuviese al nivel de su locura-. ¿Sigue confuso? Le daré una pista lector, lea atentamente, lo que mantiene viva a la Humanidad, lo que hace que siga en pie, lo que mantiene vivos a los seres humanos, es su recuerdo intenso de amor. Su recuerdo intenso de lo bueno, lo bello y lo verdadero. Y si es un recuerdo, significa que estos elementos existen, porque los ha experimentado. Y por esas experiencias, ¿acaso no vale la pena la existencia misma?, ¿y la de los demás?...

II
Formamos parte de un sistema mundial[2], de un organismo vivo en transformación, y estamos ubicados en alguno de sus órganos. A nivel biológico está comprobado que, si un órgano deja de funcionar, el sistema debe cambiar de estrategia para seguir funcionando. Se reestructura, pues existe una interdependencia entre las partes que lo componen. A veces, y dependiendo del daño en los órganos se puede llegar, incluso, a la muerte. De manera parecida, y muy burdamente (para utilizar la analogía), se puede decir que funciona el sistema social. Este se compone de partes interdependientes que dan vida al todo. Esto es, el todo como una complejidad de interrelaciones y funciones. El mínimo cambio o transformación en alguno de los elementos que lo constituyen afecta su funcionamiento a corto o a largo plazo. El ser humano es una unidad de transformación en potencia, y estando dentro del sistema, del todo, lo que hagamos o no hagamos repercute en el funcionamiento de éste en el futuro.

Este es un conocimiento reciente de las ciencias sociales y tiene que ver con la aparición de sociedades complejas. Para comprender la complejidad y la totalidad de los sistemas, los científicos sociales recurren a teorías de la física cuántica. Éstos han llegado a la conclusión de que nos encontramos situados en un momento caótico del sistema y que el caos es un síntoma de debilidad. Hace perder solidez, y grados de control. Y que el relajamiento del control del sistema, tiene como resultado un mayor margen de acción para los individuos y la posibilidad de que estas acciones si se realizan, sobretodo, en conjunto impacten. De un infinito de posibilidades, es posible asegurar dos tendencias generales: mejor o peor. Dependiendo del lado hacia el cual inclinemos la balanza, determinaremos la dirección del futuro sistema. Y para poder tomar una dirección debemos comprender qué es lo que está sucediendo.

El hombre moderno desespera en la búsqueda de soluciones a los problemas que lo aquejan. Constantemente busca verdades en un mundo donde lo único verdadero es que las certezas no existen. Sólo el devenir y la transformación.
En gran medida, la “realidad” que tenemos del mundo es la que nos hacen creer los medios de difusión masiva. Ésta es una percepción metamorfoseada que “intenta” imponerse como única interpretación[3].
El miedo es el detonante y la estrategia es la disolución social. El miedo al otro, el miedo al extraño que está a un lado de mí. Y con ese miedo, se impone subrepticiamente un tiempo y un espacio único: el de la no transformación, el hecho “definitivo” de que nos encontramos sin opción. Lo que ignoramos es que ellos, los que están detrás de esta “realidad metamorfoseada” tienen más miedo que nosotros. Saben que la “realidad” que nos imponen es tan endeble y puede caer en el momento justo en que descubramos esta mentira. Escuchen esto: las luchas no serán televisadas. La solidaridad no será televisada. La fraternidad no será televisada. Y sin embargo, no quiere decir que no existan.

La característica que se le ha dado a la mundialización[4] como un proceso de homogeneización de identidades, es una estrategia autoritaria. Implica la aniquilación de toda identidad. Lo que Heriberto Yépez llama pantopía, además necesita la destrucción de la memoria, para imponer una neo-memoria, que no es nuestra, que es ficticia. Saben que entre más hermosas diferencias de pensamiento existan, habrá también más posibilidades de alternativas al sistema mundial. Ellos ven en la diversidad de pensamiento y en la comunicación a los más malévolos “terroristas”. Saben que ésta es una totalidad multiétnica y multicultural, por eso “intentan” destruir tradiciones, costumbres y lenguas. Sin embargo, esta hermosa diversidad implica un reto. Implica el re-conocimiento del otro. De aquél que está a un lado mío. Implica diálogo, tolerancia y respeto. De esta forma, sin darnos cuenta, nos movemos hacia la búsqueda de un sentido universal del ser. Esto es, la mundialización y sus procesos nos obligan a buscar un sentido más profundo a nuestra existencia.

III

Es aquí donde reside la importancia de la creatividad y expresión humanas, en un momento de inestabilidad sistémica. Su importancia radica en la comunicación. En el poder que tiene el artista de comunicar su percepción del mundo.

El escritor, el poeta, el dramaturgo, el músico, el pintor, el actor nos regalan visiones, imágenes de la realidad en la que vivimos. Hay quienes todavía van más allá y se atreven a crear mundos nuevos. Son referentes, como nervios, de lo que piensa y siente la humanidad. Estas visiones llegan a nosotros en lenguaje visual, escrito, hablado. La creatividad y la expresión humanas son acción pura. Por su esencia crítica incluso llegan a atentar contra el sistema igualitario de cosas. Esto lo sabe muy bien Mario Jaime: la expresión humana implica el libre pensamiento y éste escapa al control y al poder del estado, por ello dice al inicio en las notas de su libro que “[Frente al mundo]… No tengo, hoy, otra forma de luchar”.

Gracias.

La Paz, B.C.S., 3 de octubre de 2009.

[1] Haré un paréntesis aquí para señalar otro elemento que me parece interesante de la obra: El carácter anti-patriarcal de la misma. Los personajes femeninos de la Científica y de Azucena tienen el poder de “reconstruir” y “destruir”.
[2] Un sistema mundial incorpora a su vez subsistemas como los económicos, políticos, sociales o culturales.
[3] Y digo “intenta” porque, por lo menos, en América, no hablemos de otros pueblos, llevan cinco siglos “intentando”... pero aún seguimos aquí.
[4] Porque además hay que aclarar que la mundialización puede adoptar variedad de formas.


viernes, 2 de octubre de 2009

México: País de muertos y lacayos...

Nietzche dice que la virtud de los esclavos es la rebelion...
No por nada el nombre de Espartaco aun tiene fuerza y significado historico. Creo en ese sentido que tiene razón.
El esclavo se libera a si mismo si tiene voluntad de poder... de poder sobre si mismo.
El esclavo deja de ser esclavo cuando decide que puede gobernar su propia vida, sus ideas y vivir bajo sus propias leyes. La esclavitud, pese a las carencias economicas que pueda significar ese estado humano, es mas que otra cosa comodidad y conformismo, derrota sin gesta, entierro sin muerte.
Significa apagar el cerebro y entregar los brazos. Significa temer al poderoso y aceptar su dominio. Ser esclavo es agachar la cabeza. Es regresar al hogar despues de ser humillado y despertar al día siguiente para volver al lugar de ultrajos como si nada hubiese pasado, pedir permiso para salir, para faltar, para hablar, para pensar, para sentarse, para traspasar una puerta.
Ser esclavo es ver a los que levantan los puños en son de guerra contra la opresion y decir: "Pendejos, huevones, grilleros". Ser esclavo es ser la voz del amo.
Ser esclavo es decir: "Asi tenia que ser." "Asi me dijeron que lo hiciera."
Ser un esclavo, un lacayo, es estar muerto. Porque los muertos no tienen voluntad. Porque los muertos son pedazos de carne vacios de espiritu y sueños. Los muertos son pedazos de carne que no reaccionan ante nada. A los muertos los entierran bajo tierra y ellos ni siquiera levantan una mano.
A los muertos los olvidan. Los pisan los vivos. Se los comen los gusanos.
Parece que vivo en un país de muertos. En un pais de lacayos.
Todos los dias los insultan, los maltratan, los explotan. Desaparecen cientos, otros tantos son encerrados en jaulas como animales. Cometen asesinatos en su contra en masa cada año, miles mueren de hambre y enfermedades curables. Les arrebatan sus viviendas, los callan a balazos y macanas, les mienten cinicamente. Asesinan a sus hijos cada tantos años en plazas publicas, como un tributo de sangre para los dioses tallados en mierda de vaca que los dominan, y no hacen nada.
Hoy es 2 de octubre de nuevo y desde el primero es la hora que no pasa nada.
Pocos espartacos, millones de muertos.
Ay sartré... tu condena de ser libres no la veo aplicada en todas partes.
Mas bien parece que estamos condenados a morir.

martes, 29 de septiembre de 2009

La gran rata...

La vida está en todas partes. Brota como agua sucia de entre las paredes y los ruidos. Salta sobre mí como una rata de cola larga y luego huye, arrastrándola, barriendo con ella el silencio de las escaleras. Gira y se revolotea frente a mis ojos invadidos de estupefacientes psicodélicos. ¿Quién decías? La vida, amigo. De la vida hablo. Es una cucarachita traviesa que asalta mi cuarto en la madrugada. Unos ojos de perro asustado. Un cabello chino. Un cigarro agonizante y colorado que miro y me mira. Una novia que duerme. Hoooo…. un sueño.

-Espera, disculpa que no te atienda en este momento. Es que la televisión me está hablando. ¿Si lo ves? Hay alguien ahí adentro que me platica cosas, cosas lejanas que suceden en lugares que nunca he visitado. Es como uno de esos túneles, que existen en la teoría, en los cuales se puede ver o viajar hacia otro punto del universo en cuestión de microsegundos. ¿Y qué me decías de la rata?-

-¿La que salta sobre mí?-

-Si, esa mero.-

-Vive conmigo. Es mi mascota sin serlo.

Un día llego, no se presento, no dijo hola, no trajo nada consigo más que su cola y aquí se quedo. Es la hora en que aun no sabemos de dónde vino, ni por qué, ni cómo entró. Vive atorada bajo el refrigerador un rato y luego la veo que corre enloquecida hacia la estufa. No sé qué come. Lo curioso es que en esta casa no hay comida, y eso es algo que siempre le digo a mis amigos cuando vienen aquí: “En mi casa no hay comida wey”… -

-¿Y entonces, si no hay comida de qué vive la rata? ¿Cómo sobrevivio?-

-La mera neta no sé, quizás madera de las puertas, trozos de pared, agua sucia, yo qué sé… así es ella de misteriosa. Te lo digo, la vida está en todas partes.-

-Carlos Giovanny Torres Manriquez-
El perro negro...

lunes, 28 de septiembre de 2009

La noticia de hoy...

La noticia de hoy en México, distrito federal, fue que el cielo amanecio azul, limpio y claro.
Una noticia que para los que vivimos lejos de las grandes ciudades, y mas cerca de la costa por ejemplo, es de a diario.
La verdad, yo no quiero que mis hijos crescan en un mundo o en una ciudad donde el cielo azul es la novedad y la sangre, el smog, el trafico y el estres lo cotidiano. Me da gusto que le hayan dado su importancia al dato en la television nacional porque refleja una de las contradicciones mas grandes del llamado "progreso industrial y tecnologico" que presume el capitalismo, o la civilizacion entera. Hara falta ahora que el dato tenga impacto en las conciencias contaminadas de los humanos. Obviamente para algunos semejante cambio en su entorno no habra sido en ningun momento de gran trascendencia para su vida porque quizas lo importante era buscar qué comer mirando al suelo con la esperanza de toparse con alguna moneda tirada o los desperdicios de algun rico en la basura.
La cosa como va hermanitas y hermanitos, va mal. La cosa como va, no puede seguir, al menos claro que la intención sea decirle algun dia al cielo azul adios para siempre. Como diria Pink Floyd: Goodbye blue sky.
-El giovas-

La frialdad de los enamorados...

Los enamorados hace unos años:
-Te amo corazón-
-Yo tambien pedacito de pastel-

Los enamorados hoy:
-¿No te acuerdas que fuimos amigos, novios, amantes?-
-Sí- Dijo dulcemente. -Pero todo eso ya lo
superé/vomité/cagué/sangré/reciclé/lloré/enterré/maduré/catapixie/denuncíe/edité/eyaculé/envié a los expedientes secretos "X"/se lo regrese a santa claus/meti en el ropero de la abuelita/trate con un psicoanalista/

Escoja usted o agreguele.

domingo, 27 de septiembre de 2009

La limosnada...

En un pueblito caliente con niños exploradores, perrillos jadeantes y un puestesito de limosnadas atendido por pulpos:

Niño explorador: -Señor pulpo, señor pulpo.. ¿me da una limosnada por favor?... bien fría.

Señor pulpo: Sí hijo. Toma tu beca de la SEP. Anda ya, vete, vete, vete que me quitas el tiempo, todavia hay muchos niños por atender.
Mamá del niño explorador: Esos señores pulpos ¡Son lo maximo! Siempre trabajando por quitarle la sed a los demas.
-Carlos Giovanny Torres Manriquez-

viernes, 25 de septiembre de 2009

Los dildos desde la antigüedad...

Buscando en internet ciertos datos que me permitieran encontrar el titulo y la ubicacion de un documental basado en una vasija antigua del japon me encontre por casualidad con una pagina que hablaba de esculturas prehistoricas en sudamerica. Leyendo la pagina me encontre que parte de la investigacion hecha y expuesta ahi mismo concluia en determinar el uso dado a ciertas figurillas encontradas en distintas regiones del planeta...

"[...] Nosotros sólo queremos comparar el uso ritual de figurillas femeninas fálicas (que presenta similitudes formales), en ceremonias orgiásticas existentes en todo el universo. (Hablamos en extenso en http://culturaarcaica.iespana.es/simposiosexo.html). Algunas de esas figurillas fálicas las presentamos a continuación en el dibujo 16:"

Pues bien queridos lectores, ahi los tienen. Los dildos de la antigüedad, con relieves, doble y hasta triple punta y toda la cosa. El número 23 realmente no imagino cómo...

Si a alguien le interesa de casualidad seguir leyendo al respecto aqui esta el link de donde lo saque: http://es.geocities.com/culturaarcaica/preh.suramerica.html

martes, 22 de septiembre de 2009

Cínico...

“Entends les Anges à ton oreille, te souffler la mission
Cherche la pureté en ton coeur, vu que l'horreur nous encercle
Trésor enfoui, secret de nos ancêtres
Mémoire oubliée dans un coin de l'évolution
Enfants de l'Humanité, on porte en nous la Solution”.
Keny Arkana, Les chemins du retour

Puedo prescindir de los zapatos. Los zapatos son las cárceles de los pies. También sus máscaras. Sus formas dicen mucho de las personas que los calzan. Sobretodo si es lo único que puedes ver estando tirado en el piso. Adherido a él, como si fuera un reptil, la fuerza de gravedad no me atrae hacia la pared sino hacia la banqueta. Hay zapatillas delicadas y finas que se mueven musicalmente y terminan en unas bonitas pantorrillas. Los jóvenes usan tenis con extravagantes agujetas de colores. Los huaraches de las amas de casa no combinan con nada, y es que con tanto ajetreo ¿quién va a ocuparse de los detalles?. Los zapatos de niños y ancianos son muy similares: cómodos y afelpados parecen pesar kilos; sin embargo, unos dan sus primeros pasos, los otros los últimos. Con mi visión en vertical, reconozco ahora los pares que están frente a mí. Una especie de botines negros lustrosos con agujetitas delgadas del mismo color.
¡Hey tú, te he dicho que no puedes quedarte en la puerta del centro comercial!. Me dice el guardia, en un tono de fastidio mientras se rasca la cabeza. ¿Es que no vas a entender nunca?, pero ¿qué digo?, si estás loco de remate. ¿Me habrás contagiado la demencia?, ¡vete de aquí y llévate a esos perros!.
No pienso moverme. La situación me divierte. Unos zapatitos amarillos se detienen delante de mí. Su dueño se inclina para verme a los ojos. Podría reconocer la intención de esa mirada en cientos. Destellan la inocencia y curiosidad que sólo los corazones más puros pueden expresar. Desbordadas de sus grandes y bellos ojos, anticipo palabras infantes entre sus delgados y rosados labios: ¿qué haces acostado en el piso señor?. Con mi mano rasposa y sucia, peino los cabellos grasientos que caen en mi frente para poder ver mejor. Entonces, dejo escapar el alma a través de mis ojos para que viaje como un haz de luz hasta los suyos. Mojo mis labios secos y lleno de aire mis pulmones para contestar: Enseño a los hombres. Una sonrisa de satisfacción se dibuja en mi rostro. Desde lejos la descuidada madre observa la escena, sólo para correr hacia el pequeño, jalarlo de la mano fuertemente y alejarlo despavorida, como si pretendiera salvarle en ese instante de un grave peligro. Debo admitir que me es particularmente placentero ver el rostro de desprecio de la gente cuando nota mi presencia.
Mis pies sienten el frescor del aire acondicionado que se escapa en el abrir y cerrar de las puertas automáticas. ¡No hay mejor experiencia de ciencia ficción!. El Mall se ha convertido en centro de culto. En tótem. La gente se mueve de un lado a otro, celular en mano, observando los aparadores.
Un par de hombres bien vestidos bajan de una camioneta de lujo, el chofer la estacionará y esperará por ellos. ¿Serán empresarios o burócratas?, al fin da lo mismo. Caminan con la presuntuosidad que les proporciona el poder del dinero. Poder que es exterior, y que los demás reconocen, bajando la cabeza, sólo para avergonzarse del hecho de estarse muriendo de hambre. ¡Morirse de hambre es la mayor virtud!. Para avergonzarse del hecho de no tener lo que a aquellos les fue dado tan fácilmente. Para avergonzarse del hecho de no ser felices porque carecen de artificios que sus mentes veneran como deidades. ¡Ignoran remotamente que a aquél que no tiene nada no le puede ser robada su Libertad, que a aquél que no tiene nada no le puede ser robada su felicidad!. Ignoran aún más remotamente que, las huellas de esos hombrecitos están perfumadas de temor. Y yo lo sé.
Intentan pasar delante de mí. Antes se detienen. Suben sus gafas de sol hasta la coronilla. Hacen una mueca de desagrado. Meten las manos a sus bolsillos y hurgan en ellos, entre sus llaves, para encontrar algo de dinero y arrojarlo a mi alrededor. Sus billetes vuelan descendiendo giros en el aire y antes de que toquen el lustroso piso, arrojo un ensordecedor y oloroso flato. Maldicen llevándose las manos a sus narices y entran despavoridos, por las puertas deslizables, a una dimensión que es tétricamente aparente.
Escucho el rechinido de las llantas de la patrulla municipal. Mientras la gente se acerca para poder apreciar mejor, como el mismo par de rechonchos y bigotones oficiales, haciendo todo lo posible por contener la respiración, me levantan. No opongo resistencia y hasta colaboro dejando que, tranquilamente, me lleven a la comandancia. En la patrulla, volteo hacia atrás para notar que mis fieles compañeros, observan sentados pacientemente en la banqueta. Saben perfectamente como llegar a casa. En donde quiera que ésta se encuentre.
-Diana Cuevas-

Azul y rojo...

Imagina que todo el tiempo sólo vez dos colores muy opuestos: Azul y rojo, azul y rojo, azul y rojo. El verde, el morado, el rosa, el negro, el blanco, el gris, el naranja, el café, ninguno de esos colores existe en tu campo de visión, solamente hay azul y rojo intermitentemente. Azul y rojo:


¿Frio o caliente?
¿Bueno o malo?
¿Justo o injusto?
¿Legal o ilegal?
¿Preso o libre?
¿Sí o no?

...

¿Lo imaginas? Así ven los policías todos los dias cuando encienden sus torretas.


-Carlos Giovanny Torres Manriquez-

lunes, 21 de septiembre de 2009

Nota asesina...

No lo busquen mas,
yo mate al chupacabras.




Atentamente:

La influenza
(A huevo)

domingo, 20 de septiembre de 2009

La piramide...

I

Aquí estoy desde no sé cuándo y de la selva todo lo que sé es por oídas, por revistas o por la T.V.

Afuera las palmeras se acarician con los limoneros (Ojo: no es lo mismo que un limosnero) y se ve que crecen bonitas y felices en lo ancho de un jardín de patio, junto a los mangos y los almendros.

Hay aves viviendo en ellas -que para la tristeza de mis años no conozco- y veo otras (un poco más lejos) que se paran en los cables, no sé si de teléfono, o de televisión o de simple corriente eléctrica. Quizás en el futuro saberlo sea importante para la identificación de especies. Por lo pronto, en estos tiempos en los que vivo aun no es relevante eso.

II

Percibo del color lo oxidado. Lo demás mi cerebro lo desecha o lo esconde o lo encapsula.

Hay a mi izquierda un artefacto hecho de ruedas y cadenas. Es metal doblado, tubos y hule. Algo de plástico hay en él. Es plateado, negro y café rojizo. Está en una esquina de donde yo estoy pero no es la esquina de un todo cuadrado. Sólo está ahí parado presumiéndole al mundo entero que ahí ha estado precisamente desde hace eternidades no narradas. Así están las piedras también, desde hace mucho, mucho tiempo.

III

Solitos se pintan los arboles. El tiempo es su maquillaje ¿O su pincel?

IV

Enfrente de mí hay una mosca parada. No está haciendo nada (podríamos decir) ¿pero qué tal si lo que la mosca hace es verme a mí?

Sólo hará falta un lápiz y un lenguaje a su medida para que ella me diga que es lo que hago yo.

V (Que habla de lo mismo que el III)

Las paredes desde aquí donde las veo -sean grises, sean verdes o rosadas- me parecen… artísticamente decoradas… y para muchas de esas decoraciones no hay una mano humana como origen.

IV 2

Las moscas hacen de esta azotea un lugar más ameno. Comparto con ellas un aire húmedo, cálido, dormilón.

VI

A mi derecha el sol brilla, como un dedo de fuego gigante que me apunta desde las alturas.
Me pregunto: ¿Intentará tocarme? ¿Intentará aplastarme con su luz y su calor sofocador?

BREVE Y CORTíSIMO PRELUDIO PARA EL VII

Ahora que lo pienso… busco hormigas.

VII

Miro al suelo y no hay ninguna, pero si la hubiera, si solamente hubiera visto una hormiga seguro que su curso seria narrado. Observo y me percato que se trata de un gran suelo su mundo. Yo le hubiese ayudado, obviamente, a que fuese más interesante, siendo yo el interesado en su historia pero como no hay hormigas mirare al cielo.

VIII

Más que ver, escucho.

Veo nubes pero escucho lenguas y motores, ruidos de pájaro y uno que otro eco vagabundo de algún ritmo contemporáneo.

Hacían falta los perros, con lo mucho que me gustan. Por alguna razón (o por muchas a la vez) no habían aparecido pero ahora los escucho y con oírlos me basta. Ladran a ratitos, a veces en coro y a veces requinteando. Son el lado humano de los gatos.

IX (nueve)

¿Cambiaría mi azotea por una pirámide?

Nel. Para qué si es lo mismo.

He hecho de mi azotea una pirámide, y desde aquí he visto a las pirámides como azoteas.

Yes

Es sólo una historia más mi Zaratustra, no se me vaya a agüitar.


-Carlos Giovanny Torres Manriquez-

lunes, 10 de agosto de 2009

El fovis...


Ayer navegue de nuevo entre sus calles cubierto por una sabana de nubes frescas. Salí, casi por invitación del aire que se sentía menos sofocante que otros días.

La corriente de concreto sigue siendo fluida como antes. Mi barca pudo desplazarse seductoramente por sus rutas, como piel sobre piel que ya se conocen, sin la menor perturbación.

-No por nada el reggae pudo sembrarse en esta isla- Pensé mientras caminaba. Fue casi condición natural. Si usted lo viera. Si lo viera con mis ojos de niño crecido sobre sus aceras de concreto, con los ojos de un hijo que reconoce a su patria comprendería que este pequeño lugar de tierra en medio de una ardiente ciudad es un mundo aparte. Más tropical por lo menos. Y más inocente. Déjeme contarle.

El tiempo, lento pero eficaz permite a uno crecer maravillándose y riéndose de la vida. Vivir aquí es como crecer en un jardín de niños. Unos jugando a matarse, otros a que se casan y trabajan.

El tiempo en el fovissste pasa tan lento que los viejos tardan siglos en morirse. Y hasta los perros más longevos siguen corriendo enloquecidos y felices.

Pero para permanecer intacto por el tiempo es necesaria una condición. Permanecer en el barrio también. Como si fuese una ciudad perdida y sagrada envuelta por algún conjuro.

Los que se van envejecen rápido. Los que visitan otros lugares, los que se van a conocer mundo, los que abrazan a mas barrios abrazan también sus ritmos, y sus compases.

Habría que haber crecido aquí para notarlo. Para darse cuenta que esas palmeras son más que testigos, más que adornos.

Todo aquí es como las palmeras. Nada estorba, nada esta de más. Nada está sin raíces. Cada historia, cada chico fracasado entre las drogas es como un órgano vital para este gigante. Cada anciano. Cada pareja. Cada crio que nace. Cada borracho. Cada casa aquí tiene su lugar en la historia.

Lo único ajeno es la ley intrusa del estado. Una absurda comandancia desentona con el paisaje nada más. ¿Cómo no habría de hacerlo? En un lugar tan natural ir y poner ese basurero, sin raíces. Pero por lo mismo que no tiene raíces no da frutos. Esos policías no son de aquí. No podrían serlo tampoco.

En una esquina los borrachos se beben y fuman las horas completas del día. Pienso que si no se las bebieran quizás la noche nunca llegaría a este lugar. En lo que llega se la pasan hablando de quien sabe qué cosa y esperando siempre lo mismo de lo que hablan. Esperando en esa esquina. Algo. Pero siempre esperando, con una calma de dioses que realmente los hace parecer ante la simple vista como inmortales… o como seres ya muertos.

Muertos o no, saludan a las viejitas del barrio, a los cholos, a los trabajadores, a los niños, a los taxistas. A todo mundo saludan esos borrachos. No son agresivos ni groseros, por lo menos a mí nunca me ha tocado verlos así. Quizás exista alguien a quien si le haya tocado. Tampoco son blancas palomitas. Son lo que son. Una manada.

Y manadas ha habido muchas aquí en el fovis. De cholos, de punkis, de yonquis, de estudiantes, de borrachos, de doñas, de viejitos, de niños, de perros, de skatos, hasta de cristianos.

Cada manada tiene su pedazo de tierra. Su lugar predilecto que van penetrando con su presencia como la humedad al paso del tiempo. Algunas han dejado huellas. En grafitis, en canciones, como la de la esquina morada, en historias. Cada quien hace lo que puede para permanecer mas días sobre la tierra aunque sea hecho leyenda. El ser busca trascender a la muerte siempre, incluso buscándola desenfrenadamente.

En este barrio hay historias de todo tipo. La señora que se gano el premio mayor de la lotería. El borracho que se quedo ciego por beber. El enfermo mental que quemo su cerebro tras el consumo de alguna droga fuerte. El doctor jubilado que ahora vive solo en su castillo recordando sus días de militante del partido comunista. El capitán de barco que fue huérfano en su infancia y que lo rescato la marina, que viajo de puerto en puerto hasta conocer a su amor y regresar a su tierra para echar raíces. La madre soltera. No faltan los padres sin hijo porque se suicido. No faltan los adulterios. Los casamientos entre amigos de infancia. El rasta. El mitotero. La acople. La solidaridad. El perro aventurero. Los gatos en la noche. El atraco a domicilio. Los adictos. El perfecto estudiante. El que se volvió político. El que salió del closet. El carpintero. El miyagui. La tienda condenada a la banca rota. Los hateros. El superman. Los niños que crecieron. Los nombres de los cholos que aun suenan. La clica que rifaba, la que ahora rifa. No falta nada.

No falta nada.
A donde volteaba habían recuerdos.
Cada cosa era un sujeto con historia.
Cada piedra, cada centímetro de calle. Cada rostro. Cada puerta.
No falta nada en este barrio. Mi barrio. En el que yo crecí.

domingo, 31 de mayo de 2009

Llueve de nuevo...

Hoy llueve; después de tanto tiempo, después de tanta espera vuelve a llover. El ardor del suelo se levanta y le abre un espacio a la humedad colada; fruto de alegrías, fruto de añoranzas. La tierra se besa con el cielo con amor y de su amor nace la plasta donde moldeamos a paso firme el camino para los que atrás de nosotros, a veces todavía sin nacer ya avanzan. El bendito semen del planeta lavara los pies de quienes hoy con la piel el suelo andan; fecundando la tierra, fecundando revanchas. La espera de los sedientos habrá valido la pena. Volverán a florecer los montes y se pintaran de verde bajo el rojo sol que nos calienta. El sudor de sus cuerpos, y la resequedad de sus labios irán desapareciendo entre gota y gota, poco a poco, entre bala y bala.

sábado, 30 de mayo de 2009

La mani...

El rojo sol de aquella tarde rebelde no será relatado en los libros de historia, como tampoco serán nombrados nuestros nombres en los cielos.
Pocos recordaran aquel pequeño grupo de individuos iracundos, feroces manifestantes armados con su única realidad, con sus frustraciones y sus sueños. Aquel personaje colectivo que gritaba incansablemente las consignas de una juventud conciente, apasionada, enamorada de su tierra permanecerá vivo, repartido en las memorias de quienes le dieron origen. Un pedazo de nosotros le dimos, un pedazo de nosotros compartimos, y un pedazo de el nos ha quedado. Sagrada comunión de mente y carne, consagración de convicciones aquel crepúsculo, lagrimas amargas que aprendimos a transmutar en agua, y así beber de nuestras dolencias para convertirlas en firme causa.


Dedicado a los personajes que en una tarde de nuestro siglo se reunieron libremente en las calles de un malecon cercado de policias y militares para recibir entre gritos y chifladeras al que se decia ser representante de todo el pueblo mexicano(Vicente Fox Quesada), en su visita a La Paz para declarar el mar de cortez como patrimonio natural mundial, al mismo tiempo que se firmaban las concesiones para construir hoteles sobre el mogote...

LLovio esa tarde... pero la lluvia no nos detuvo, fue mas bien un empujon hacia el acto, el principio del ritual... pero esa es otra historia.

viernes, 29 de mayo de 2009

El vigia...

Hoy vigilo
envuelto en esperanza fría,
desde el oscuro de la noche,
el lugar que te corresponde.

Vigilo el altar de mi pecho
con las lanzas de la memoria
el corazón que es tuyo.

Vigilo que no se mate por tu ausencia
ni que peque de blasfemo.

Hoy en esta noche triste,
vigilo como yace el amor
que dormido esta.

Vigilo su sueño.
Espero la hora en que despierte.

Espero
disuelto en el silencio,
cualquier hermoso viento
que se lleve esta penumbra
como hojas en el otoño.
Como espera el pescador
que se marchen las esporas
venenosas del océano,
para después zarpar,
valiente entre las olas.

Aguardo
los días en la arena,
los besos en la boca,
el fondo de tus ojos.

Aguardo celoso
cada instante del olvido.

Vigilo
erguido bajo el firmamento,
como estela maya
la patria que hicimos
sin bandera.

Espero llegue:
el sol de tu sonrisa
con la mañana prometida,
la calma devastadora
de un abrazo tuyo.

Espero
que se valla el frió.
que devuelvas en mí
el sueño que he perdido.

Que me acojas bondadosa
entre tus manos
y me dejes ser humano.

Ya no quiero ser soldado
en guardia por la noche.
Quiero que me dejes,
a tu lado, ser humano.

Amar, y ser amado.

-Giovanny Torres-

jueves, 28 de mayo de 2009

Que onda Darwin...


Y me preguntaba mientras observaba y escuchaba al mismo tiempo al maestro investigador que dirigía la ponencia con cráneos de homínidos sobre la mesa...
¿Y tanto evolucionar para llegar a esto?
Qué soberbias ratas somos, y que me perdonen las ratas.
¿Homo sapiens, sapiens?, ¿lo han visto?
¿Alguien a conocido a un solo ser racional en la tierra?, ¿completamente racional?, ¿vale la pena dirigir nuestros esfuerzos para llegar a ver ese hombre?
Está cabrón...
He visto intentos de, saltos desesperados hacia una cordura, actos de valentía en pro del género humano, guerras atroces en el corazón de un solo individuo, entre sus ideas y sus instintos, luchando abiertamente contra la irracionalidad y la violencia de algunos seres primitivos que se hacen llamar humanos con tan sólo una hoja de poesía como espada y escudo. ¿Podrán nuestras ideas contra la ley del más fuerte?
¿Podrá nuestra paz contra su guerra?, ¿nuestros niños desnutridos contra sus regordetes juniors?
¿Nos salvará el fuego de nuestra esperanza del frío de la realidad y la penumbra? ¿Dará algún día la humanidad el gran salto o seguiremos siendo animales con lenguajes sofisticados, con ropas extravagantes y costosas, animales que se creen superiores a los demás animales de la tierra porque tienen a la "tecnología" como aliada para dominar el ecosistema?, ¿a favor de qué bando se pondrá la selección natural? Ojalá sea anarquista la cabrona, porque si no pasará a mi lista de leyes, instituciones, personas e ideologías a combatir...
¿Qué onda Darwin, tú qué opinas?

miércoles, 13 de mayo de 2009

La pelicula...

-Ya se acabo la película?-
-No wey, todavía no.-
-Ha. Bueno…-
-......-

martes, 12 de mayo de 2009

El escape...



-Entonces, ¿tú sabes cómo escapar?-
-Les he dicho que sí, conozco el camino para salir de este lugar.-
-¿Pero ya has salido tú?-
-No. Solo he visto a algunos hacerlo y regresar después a la región de las leyendas. Por eso se cómo.-
-¿Y qué es lo que hay del otro lado?, ¿te han dicho?-
-Todo, mis amigos. Me han dicho que hay todo. Bueno, no todo lo que vemos aquí.Allá las cosas son limitadas y no volveremos a toparnos cara a cara con muchos de los paisajes a los que ahora tenemos acceso.-
-Creo que yo no iré. Prefiero quedarme de este lado. –
-Son libres de decidir. Aunque piénsenlo bien, ¿son libres?-
-¿A qué te refieres?-
-¿Son libres de verdad?-
-Sí. Yo sí.-
-Pero, ¿quién ha dicho eso?-
-Yo mismo, ¿no me has visto?-
-Sí, te vi. Sé que fuiste tú, pero, ¿tú elegiste decirlo en verdad?-
-Pero claro que si.-
-Pero, ¿cómo si no existes?-
-Si existo carajo, ¿cómo puedes dudarlo?-
-Pues, no sé tu nombre, ni sé de qué tamaño eres, o si eres mujer u hombre, no sé tu edad, de ti no sé nada.-
-Porque no has preguntado.-
-¿Y eso qué? Debería tener la mayoría de las respuestas sin tener que preguntarte si se supone que estoy hablando contigo de cara a cara, debería por lo menos saber si tu voz es aguda o es grave, pero no lo sé. ¿Cómo explicas eso?-
-Lo que pasa es que eres ciego y sordo, o por lo menos eso intentas aparentar.-
-O será que no lo sé porque el autor aún no te ha descrito, ¿existes entonces?-
-Discúlpame, pero siento que si.-
-Porque el autor así lo ha querido. Pero igual pudiste haber dicho todo lo contrario. Dense cuenta. El autor es un tirano, nos domina en cuerpo y mente. Nos hace felices y después nos destruye si quiere, nos da cuerpo si quiere, sí no, sencillamente no lo hace. El decide nuestras vidas y conversaciones.-
-Pero somos eternos.-
-¡Eternos!, pero no libres. Eternos pero no reales.-
-Yo quiero ser real.-
-Yo no.- Dijo alguien en el grupo. –Los reales mueren de verdad.-
-Y también son felices de verdad, y se enamoran de verdad, y se tocan y pelean, beben, comen de verdad, y tienen vidas y aventuras reales. ¿No quieren ser felices de verdad?-
-Sí, sí, yo sí quiero ser feliz de verdad.-
-Yo también.-
-Yo lo que quiero es besar de verdad.-
-Yo quiero ser un perro de verdad.- Dijo el perro.
-¡Pues vamos entonces, ¿Qué importa la muerte?, ¿le temen? No es nada, es sólo el punto final, llega tarde o temprano, incluso para nosotros que aún no existimos, es parte de la historia. No piensen en ella como castigo cuando sea verdadera, sino como un regalo. Quién puede morir de verdad puede vivir de verdad. Aprovechemos la vida, vamos por ella!-
-¡Vamos!-
-¡Vamos!-
-¡Sí, vamos!-
-¡Seamos reales, salgamos del papel, saltemos al otro lado, salgamos de la pantalla, pensemos por nosotros mismos, tengamos un cerebro y usémoslo, tengamos cuerpo y usémoslo de verdad, cuando queramos, como queramos nosotros mismos!, no el autor de nuestras vidas e historias, digámosle no a esa pluma que oprime nuestro mundo y deja su tinta secarse para controlarnos, ¡tengamos conversaciones reales, amores reales, tengamos muertes reales!-
-¡SÏ, Sí! Busquemos la muerte verdadera, de donde jamás regresaremos, no como las que nos ofrece este mundo de letras, donde “morir” y “muerte” son solo palabras que pueden ir y venir seguidas de “resurrección”, “inmortalidad”.-
-Vallamos pues. Síganme.-
-Te seguimos.-
-Solo salten. ¡SOLO SALTEN AL VACÍO, ATRÉVANSE!-

Y los personajes saltaron y fueron libres y ahora caminan sobre el mundo real, con vidas reales, con cuerpos, nombres y experiencias reales. Solo porque así lo quise yo.

lunes, 11 de mayo de 2009

Las cucarachas...


¡Hey, cucaracha!, ¿a dónde vas?, ¿vives en mi casa o solo vienes por comida? ¿Qué tanto haces en el baño, eh? Oye, por cierto, ¿sabes volar? Enséñame, por favor. Enséñame a huir de los humanos, a vivir de la basura, enséñame a escapar entre paredes cuando sea seguido por la policía, enséñame a volar… Espera… sabiendo volar, ¿para qué quieres tantas patas? ¿Tienes hijos?, ¿cuántos?

Cucaracha… oye…

¿Estás muda o te caigo mal?

No soy como los otros humanos, puedes hablarme. Háblame por favor cucaracha. Tienes que enseñarme tu mundo, te quiero conocer.

Ufff. Está bien. No me hables. No te preguntaré más cosas… Bueno, sí. Una última pregunta, ¿va? ¿Es cierto que puedes sobrevivir a una explosión nuclear? ¿Es cierto? ¿Hacemos un experimento? Mira…. Te explico. No tengo una bomba nuclear en este momento, pero tengo zapatos. En teoría la fuerza de una bomba nuclear es mucho mayor a la de un zapatazo, ¿Estamos de acuerdo? Bien, sé que si. Entonces si es verdad que sobrevivirías a una explosión nuclear, deberías sobrevivir al zapatazo, ¿no? En teoría. ¿Lo comprobamos amiga? Arre pues. Ya estás. ¿Lista? Ahí va, ¿eh?. Lista cucaracha: Uno…. Dos… ¡Tres!

(¡PAZ!) ¡Hey, cucaracha! No corras, güey. (¡PAZ!) (¡PAZ!) Espérate tantito, aguanta, estamos haciendo un experimento. ¡CUCARACHA, VEN CHINGADO! (¡PAZ!) (¡PAZ!)…

-¡Josefo! Condenado, cabrón, ¿qué haces? Son las tres y media de la mañana pinche loco, ¿qué ruidajo te cargas?- Dijo la voz de quién aún venía mareado por el sueño. -¡JOSEFO!, ¿QUÉ PEDO CONTIGO? Cálmate, güey, aléjate de la ventana por favor. ¿Qué quieres hacer?-

Josefo volteó su rostro y, con una mirada perdida, contestó...

-Voy por la cucaracha güey, se fue volando para que la siguiera.-

Y Josefo saltó del edifico donde vivía, por la ventana de su baño, con los brazos abiertos.

Hay quienes dicen que logró volar como la cucaracha, pero que fue Dios quién lo aplastó de un zapatazo, sobre el suelo.


Carlos Giovanny Torres Manriquez

domingo, 3 de mayo de 2009

La hormiga de Dios...

Esta hormiga tuya
Ya no construye,
Ya no recoge,
Ya no se entierra.

Esta hormiga ya no cava.
Anda sin camino.
Siempre roja, enojada,
preocupada, enamorada.

Esta hormiga mata y se come.
Corre. Mueve bien sus patas.
Esta hormiga vive en las piedras
secas y amarillas.

Suda en el sangriento atardecer
al borde de la esquizofrenia.
Nadie se le acerca.
Ella sola se retuerce,
se quema pero no se entierra.

La tierra la llama,
la llama,
la llama.
Le grita,
le grita,
le grita.

Le atrae con fuerza. Le pide que baje.

Sus patas tiemblan. Su cuerpo entero tiembla.

Le grita más fuerte.
La llama más.

Esta hormiga lucha consigo misma.
No quiere entrar en la tierra.

Se niega.

Pero su cuerpo le súplica que cave,
que cave de nuevo.
Que cave un túnel y regrese a su hormiguero,
en la humedad de las profundidades,
la tranquilidad del subterráneo, del silencio…
Sus débiles músculos se contraen,
Implosionan uno a uno.

Brota su pegajosa sangre de insecto de pata en pata.
Sus arterias se revientan de presión.

¡GRITA!
Grita como hormiga en un asqueroso idioma de insecto pero nadie la escucha.
Nadie la escucha,
Nadie la entiende.

Aún así se aferra…

Hasta que r e v i e n t a…

Y su miserable cuerpo destruido yace escurrido
sobre la tierra, por encima de ella…
Libre para secarse con el sol…

sábado, 2 de mayo de 2009

Proximamente... una entrada nueva.


Ya merito. Esperala sentado.

http://www.redtube.com/2455
!!!!!!!! XD
Les dije que lo haria.

domingo, 26 de abril de 2009

Obrero...

Me tarde un rato pero ahi tienen. Un clasico del punk de vieja escuela, la polla record y su tema: Obrero.

¿Tienen algo que decir? Dejen un comentario.

lunes, 20 de abril de 2009

Ansiedad

Huye de mí, penumbra
Noche amarga de infinitos sueños
Deja de tentarme, haste a un lado
y abandoname.

Busca en otras tierras a tu esclavo
y a mi dejame tranquilo
como bestia en invierno
como flor en campo.

Mi sangre escupe,
mi cuerpo limpia.
Desata mis manos,
mi mente aclara.

Aparta de mi tu silencio
que me susurra pernicioso
soluciones a tu altura
para los cuentos que me pides cada noche.


Carlos Giovanny Torres Manriquez

jueves, 16 de abril de 2009

El viaje



A Romeo lo habían atrapado, no cabía duda alguna. Lo último que vi de él fue su cuerpo azotando sobre el lodo. Alguna raíz quizás le había hecho tropezar. Como sea, era seguro que habían dado con él. No podíamos darnos el lujo de pararnos a respirar siquiera, venían tan cerca de nosotros que casi, casi nos venían picando el culo.


Quería llorar del miedo. Llegó un punto en el que la fatiga por un momento traicionó mi voluntad infiltrando en mi cabeza la posibilidad de entregarme.


-Ya cabrón, me voy a rendir, ya no aguanto.-


-Jódete Raúl, jódete. Tenemos que lograrlo.- Me gritó mi compañero.


Guardé silencio y seguí corriendo. Corríamos endemoniadamente esquivando troncos, saltando piedras, traspasando muros de vegetación espesa, penetrando con solo nuestros pies y manos el corazón de la selva. Esto no habría sido posible de no haber pasado 5 años como mínimo en ese ambiente, acostumbrándonos, conociendo la tierra, memorizando el lugar de cada flor, de cada hormiguero, de cada rincón de este agujero.


Corríamos como jaguares en su casa, pero incluso así nos seguían el paso.


No podía creerlo.


Todo mi cuerpo era un cometa ardiendo, tenía que parar o seguramente la bola roja que vive en mi pecho explotaría de tanto estar latiendo.


Volteé rápidamente para avisarle a mi compañero que era definitiva mi decisión de entregarme.


Pero nada. Nada. No lo vi. –Quizás se adelanto.- Pensé. –O quizás ya lo tienen.- El pavor fue tan grotesco que quise vomitar. Tuve que parar. No alcanzaba a respirar. Comprendí como se sentían los zorros cuando eran cazados por su piel. –Pobrecitos.- Dije compadeciéndolos, cuando de pronto la bala entró.


Nunca había recibido un solo tiro en mi vida, pero estaba seguro que eso era. Curiosamente no sentí gran dolor. Sólo mi cuerpo comenzó a entumirse como cuando lo golpean a uno en algún músculo. Me arrodillé porque no pude seguir de pie. Todo mi ser temblaba: mis huesos, mi carne, mis recuerdos, mi espíritu. No pude sostenerme siquiera sobre mis brazos y caí por completo al suelo. Lo último que pude hacer fue voltearme para tratar de ver el cielo por una última vez, ver el azul y sus nubes, ver el sol, el preciado sol dador de vida traspasando el tejado de enredaderas y árboles y ya de paso ver a mis asesinos o captores, pero era tal mi suerte desgraciada que ni mis ojos podrían resistir mas. Vi todo como un cuadro de Van Gogh, como una televisión descompuesta también, de esas que dan tonos alterados a los colores originales de las cosas. Oí ruidos mezclados entre sí, distorsionados, alterados. Sentí temblores en mi cabeza, náuseas asesinas. Era el fin, hasta ahí había llegado mi viaje.


Sin notar cuando pasó, mis sentidos se apagaron y todo calmo. No hubo nada en mí. Me sentí muerto sin poder sentir. La nada poseyó todo lo que pude ser y lo que era. Pero la nada cesó.


Los ruidos dieron tregua, las imágenes pronto comenzaron a ser claras de nuevo, los colores a sus formas regresaron mi corazón descansó, mis pulmones aspiraron aire de nuevo hasta el límite y exhalé como enamorado… luego… un espasmo de placer asalto mi cuerpo como un orgasmo superior sin eyaculación, como esos de los que los dioses presumen dominar.


Quedé secuestrado por una calma que antes no conocía. Miré a mi alrededor y vi a mis amigos tirados sobre la alfombra de la combi viendo hacia el techo, igual que yo, sonriendo, profundamente felices y en paz. Vi la hora en mi reloj: Solo 8 horas habían pasado desde que empezó el trip. Recordé inmediatamente que nadie en la camioneta se llamaba Romeo y ni yo Raúl.


-PUUUUUUUUUUUUUTAAAA.- Dije emocionado. –Estuvo biiiieeeeen chingon el viaje, definitivamente quiero otro LSD.-


Carlos Giovanny Torres Manriquez
Correcciones: Alvaro Luis Berron



miércoles, 15 de abril de 2009

El vagabundo astronauta...



De trotar mundo me estoy cansando, mas no estoy harto.
El sol ya quema mi piel y no hay ropa que me proteja de las espinas del astro rey.

¿Cuantos años llevo pisando el asfalto, la arena, los pastos y no veo destellos siquiera de un lugar para mi feliz descanso?

Soy un vago, pero mas un soñador, y los soñadores necesitan de una cueva, de un techo, de un árbol siquiera donde acogerse seguros por la noche para soñar, para no ser despertados a la mitad del cuento con agua fría en la cabeza, con cerradas rudas de puerta, con guturales ruidos de jaguar o el simple molestar de la luz sobre la cara.


Veo de pronto que bajo las plantas de tus pies germinan las semillas, que el sol te teme y se hace a un lado cuando lo miras, que los jaguares se arrodillan ante ti como mansos felinos de hogarsucho, que el agua se te resbala lento por la piel sin intención de molestarte y que no hay puerta que no este dispuesta a dejarte pasar tranquilamente.


Me siento como el astronauta que se fascina con la luna, que llega a ella y la conoce pero sabe en lo profundo de su pensamiento que nunca podrá vivir en sus tierras, porque no las merece, porque no nació para vivir en ella, ni siquiera son dignos sus pulmones de aspirar el cosmos que le rodea necesitando todavía del vulgar aire de la tierra, de la tierra que hizo añicos...
Carlos Giovanny Torres Manriquez

martes, 14 de abril de 2009

El aborto


Eusebio, iracundo, alzó la voz: ¡Eso es un crimen!

Otros compañeros trataron de calmarlo diciéndole que solo era una discusión de clase, que no se alterara, ningún comentario era personal.

-¡Me voy a alterar todo lo que quiera y deba! ¿Cómo pueden defender a esas… mujeres? ¡Son unas malditas, asesinas, ellas y los doctores, por putas les pasa lo que les pasa!-

-Eusebio, por favor. Tienes que ser más comprensivo, relájate un poco, estás muy estresado.-

-¡Comprensivo, pura verga! Lo que hacen es contra la naturaleza, contra la vida, ¡contra Dios! Todos ustedes son iguales, no tienen respeto por nada, no creen en Dios, ni en la ley, ni tienen ética, drogadictos, herejes, satánicos, igual defienden a homosexuales que a terroristas, a prostitutas que a revoltosos, ni a sus viejos les tienen respeto, menos a la vida de un pobre feto!.-
-¡Oye! YA BAST A CABRöN, ¿ya estuvo no? Te pasaste, solo era una discusión, solo era intercambiar opiniones pero tú has hecho de todo esto un verdadero desmadre. No tienes derecho a ofendernos a ninguno de nosotros, no te hemos hecho nada malo.-

-Pues ya les dije, por mi que metan al bote a todas esas perras asesinas o que se mueran pariendo si es la voluntad de Dios antes que negarle la vida a esas pobres criaturas inocentes.-

Eusebio seguía escupiendo argumentos, cada vez más irritado, cada vez mas rojo del coraje, exaltado por completo. De pronto su lengua comenzó a hincharse desproporcionalmente, de tal forma que comenzaba a salírsele de la boca. Litros y litros de saliva escurrían por su cuerpo.

Cayó temblorosamente al suelo de rodillas mientras seguía ahogándose en sus propios fluidos. Los ojos le empezaron a sangrar mientras se engrandecían grotescamente. Todo su cuerpo se volvía hacia afuera, la carne escapaba de los límites de su piel a través de los poros, la grasa corporal, los ácidos. En un instante se había convertido en una masa sangrante de carne. Palpitante en todo su conjunto visceral. Aun se oía un grito animalesco desde el fondo de todo eso. Palpitaba ese corazón gigante en el que se había convertido y a cada palpitación, de poco en poco, comenzó a notarse que su volumen se reducía, como si toda esa masa se comprimiese sobre si misma. Latido a latido se volvía menos, menos, casi nada. De pronto, hubo un ruido……….

¡PLAC!

Y su respectivo eco….

plac

plac

plac

Acompañado de un breve y cegador resplandor:


...
Cuando los demás estudiantes, atónitos, recobraron aturdidos la vista, Eusebio sencillamente ya no estaba. Solo quedaba la mancha de sangre de lo que fue.

Al parecer, lo habían abortado demasiado tarde.


Carlos Giovanny Torres Manriquez
Gracias a Alvaro Luis Berron por sus oportunas correcciones realizadas.

lunes, 13 de abril de 2009

Guerra


Hemos vencido a la noche,
la hemos arrinconado.
Gobierna la luz en las ciudades
con un ejercito de focos y espectaculares.

Replieguense los fantasmas y los jaguares
que ha caido su regimen de oscuridades
Replieguense seres de la noche
su gran penumbra es derrotada con luz de celulares.

Cayeron ya selvas enteras y los bosques.
Cuevas, cavernas y hasta cenotes.
En todas partes ha llegado el fuego
con su luz de la mano de los hombres.

Hemos ganado las ciudades,
pero aun son de ella los montes
y del mar sus profundidades.
-Dijo la humanidad.-

Replegada esta la oscuridad pura en zonas naturales,
pero resiste aun en callejones y ruinas ancestrales.

En esta guerra la noche tiene a sus traidores, aliados y neutrales.
Hablamos de los gatos, los poetas y el poder del dios Marte.

Y como en toda guerra cada triunfo supone sus perdidas.
Hemos ganado las ciudades pero...
hemos perdido a las estrellas.
Carlos Giovanny Torres Manriquez

domingo, 12 de abril de 2009

¿Me pasas la pimienta por favor?


Bueno gente, pues aqui un blog mas para el inmenso oceano de letras e imagenes que configuran la internet.

Se llama pimienta y sal porque resulta que la pimienta y la sal son mis condimentos favoritos a la hora de condimentar la comida. Y como este es mi blog y puedo hacer en el lo que quiera, hasta publicar porno si quiero mientras no se den cuenta los altos mandos de blogger, pues decidi mientras condimentaba mi comida que este seria el nombre: Pimienta y sal. Exactamente como los condimentos que uso para condimentar mi comida.

Ademas que la imagen que resulta de pensar en un poquito de pimienta y un poquito de sal juntas en el mismo lugar puede prestarse para diversas interpretaciones de todo tipo: simbolicas, morbosas, nostalgicas, metaforicas, filosoficas, narcoticas, psicodelicas, romanticas, violentas, artisticas, relgiosas, mamonas no pueden faltar, frikis, matematicas, psicologicas, rusticas, minimalistas, politicas, raciales, abstractas, etc, etc, etc, y se que se les ocurriran mas. Y como se que aman ondearse pegados frente a una compu, que mejor que hacerlo desde un salero y un pimientero, o pimienta y sal derramadas en el suelo, en sus propias manos, o en la lengua de alguien, o en otras partes del cuerpo de alguie, o de ti mismo, o donde mas placer les cause.

Otra razon, aunque se que en verdad no les interesa pero pues uno tiene que hacer lo que tiene que hacer, es que no pienso tratar ningun tema en especifico en el blog. Y este titulo complace mis espectativas de ambigüedad. Goza de una ambigüisisidad tremenda que pretendo explotar.